Quiero cambiar de trabajo

Esta es una pregunta que casi todos nos hacemos muchas veces a lo largo de nuestra vida, pero la verdad es que cambiar de trabajo no es un decisión fácil de tomar cuando todo el tema de horarios y la monotonía nos agobian.

cambiar de trabajo

Sobre todo porque de la nada, nos llegan dudas al cambiar de trabajo

Que nos hacen aferrarnos a nuestra silla por miedo a lo que habrá fuera, si nos disponemos a cambiar. Incluso, ¿Cuántos de vosotros os habéis parado por el  refrán del “más vale malo conocido…”.

Y claro que es muy normal que nos aseguremos antes de dar el paso de cambiar de trabajo, pero no olvidéis que nunca tendremos la certeza absoluta sobre las cosas ni podremos controlar todas las variables que se presenten en el camino.

Al final, será tan malo quedaros paralizados por el miedo, como lanzarse sin planificación ni estar preparados.

No existen una fórmula, cada caso es individual, cambiar de trabajo es un proceso muy íntimo que va a depender de cada persona y si estilo de vida.

Pero para ayudaros, aquí os dejaremos algunos consejos que puedes tomar antes de emprender la búsqueda para cambiar de trabajo:

Pregúntate: ¿por qué quiero cambiar de trabajo?

Se trata solo de deseo de mejora, un sentimiento de “me estoy perdiendo algo fuera” o existe algún motivo más fuerte que te haga levantar cada día con mal humor, con ganas de no ir a trabajar. Si es lo segundo, entonces NO pierdas tiempo y manos a la obra. Pero si el motivo es el primero, dale una vuelta, analiza con prudencia, pues no todo puede ser mejor afuera.

Otra pregunta importante ¿qué te gustaría encontrar?

Pero a la vez haz una reflexión honesta de lo que tú puedes aportar, porque sí que puedes tener idea de lo que les gustaría, pero debes saber si tu perfil está cerca o lejos de un puesto como al que pretendes aspirar.

Muchos, por no decir todos, piden un mejor puesto cuando están por cambiar de trabajo, con mejor salario y condiciones, pero no pocos, para no decir casi ninguno, están dispuestos a sacrificarse ni a perder ciertos privilegios o derechos adquiridos en su anterior puesto de trabajo.

Por eso una búsqueda empleo poco realista es más fácil que esté condenada al fracaso, por tanto, vale la pena ser honesto y autocrítico con uno mismo antes de lanzarse a mandar el CV.

Por último, vive la búsqueda como una oportunidad de resurgimiento, no como una condena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.